martes, septiembre 04, 2007

Dos minutos

Desgraciadamente, desde el lunes, despertador, mala cara, desayuno insustancial y mi inseparable Freehand, han vuelto a mi vida. No me quejo demasiado. Debo reconocer que, en mis últimos días de mis vacaciones, tenía ciertas ganas de volver a mi desoladora rutina. No todos son desgracias, por su puesto. Afortunadamente, también ha vuelto Anda ya, el genial programa matutino de los Cuarenta Principales que nos alegra la vida a algunos, entre los cuales me incluyo. Sin remedio, me hace reir a carcajadas y me despeja en esas mañanas donde mis ojos no se despegan ni con agua caliente.

Recuerdo que ayer hacían referencia a la extrema duración que últimamente poseen las canciones de Alejandro Magno (más conocido, de un tiempo a esta parte, como Alejandro Sanz). ¿Os habéis dado cuenta? Incluso uno de los colaborados se atrevió a decir que ni en un viaje Cádiz-Bilbao era posible llegar a terminar de escuchar su nuevo disco.

Lo cierto es que, desde hace algunos años, parece que a Alejandro le cuesta más de lo normal poner fin a sus canciones. A lo mejor es que le gusta regodearse en los interminables mensajes (a veces incomprensibles) que aparecen en sus creaciones, sin embargo, parece como si le diera miedo a acabar la canción y escuchar los aplausos (o abucheos) que seguirán a cualquiera de sus interpretaciones. Son realmente aburridas.

Desde mi punto de vista, Alejandro Sanz en un cantante/compositor totalmente sobrestimado. Y que conste que lo está diciendo una persona que lo siguió durante unos años. A partir del bombazo total que supuso el escuchado-hasta-el-paroxismo Corazón Partío, parece que Sanz se encumbró a sí mismo (o lo encumbraron) al estrellato de la composición, como si de un joven Sabina se tratase. Y ahí sigue, en sus eternas nubes, haciendo álbumes interminables y con la voz más cascada que la Bruja Lola. Alejandro Sanz ya no canta, chilla. Es una pena.

Evidentemente alguien le debería decir a Alejandro que la calidad de las canciones no se mide por el tiempo que duran, sino por el que perduran en el corazón y en el alma humana. Es posible que tenga más mérito crear una canción corta. Existen verdaderas joyas que rondan los exiguos dos minutos de las que la única queja posible sólo puede sustentarse en el regusto de satisfacción que dejan las cosas bien hechas que duran poco. Son, sin duda, preciosos crisoles donde se comprimen mágia y talento, que dan lugar a canciones especiales, irrepetibles, inolvidables y puras.

Hoy os traigo tres de estas joyas musicales: (a mi modo de ver, claro está!)
  • Song 2 de Blur. Se encuentra dentro del quinto disco de estudio de la banda de Damon Albarn (1997). Las concidencias en torno al número dos son realmente inquietantes: era la segunda pista del disco, fue el segundo single que vio la luz del album, alcanzó el número 2 en los UK Singles Chart y, como no, dura, aproximadamente 2 minutos y 2 segundos.



  • MI vida de Manu Chao. Aunque esta canción se hizo conocida tras aparecer en la película Princesas, ya se encontraba entre mis favoritas desde hace mucho tiempo. Forma parte del genial album del ex-mano-negra "Próxima estación... esperanza" y dura, aproximadamente, 2 minutos y 30 segundos.



  • Don't Panic de Coldplay. Se encuentra dentro del primer y maravilloso primer album de la banda de Chris Martin, siendo una de las canciones más redondas que he escuchado en toda mi vida. Dura apenas 2 minutos y 17 segundos: una verdadera joya.


7 comentarios:

jennydemalaga dijo...

Hola Escapista.
Cuando puedas pasate por aquí que he dejado un premio para tí.

Un abrazo.

jennydemalaga dijo...

http://jennydemalaga-miventana.blogspot.com/2007/09/mi-ventana-blog-solidario.html

Reparito 2.07 dijo...

Buenas, este debia ser el post musical al que te referia sen otra ocasión... jejeje... que coste que mola!!!

El post claro, no Alejandro Magno.

Veamos no soy un gran Alejandrologo, porque me parece un soberano coñazo.
Estoy 100 % de acuerdo contigo. Esta hipersobrevalorado, se cree con mas talento del que tiene y es francamente un coñazo.
Mas aburrido que echar de comer a las focas.

Y ya me lo pueden poner a medias con Shakira, con Beyonce o con el principe Gitano, que sigue siendo igual de aburrido.
No hablemos ya de esas ansias en plan "soy un tio enrollado y lanzo mensajes de solidaridad en mis canciones", porque la verdad resulta patetico y poco creible.


Respecto a la duración de las canciones, muchas veces es por una mera cuestión de ego. Cuanto mas larga sea la cancion mejor compositor deben decir que eres.

Cuando eso no tiene nada que ver... la cancion es buena o es mala, pero no tiene nada que ver con la duración y si no qe se lo digan a los Ramones que rara vez pasaban de los 2 minutos y no les fue nada mal.

Sobre lo de ir de Cadiz a Bilbao, solo imaginarm ese viaje escuchando un disco de este musico se me ponen ls pelos como berenjenas de gordos.

Pero you gave me one idea! o como quiera que se diga.

Pd. Ya falta menos para vacaciones, o no???

Reparito 2.07

Reparito 2.07 dijo...

Por cierto me da error la cancin de coldplay, por si te sirve esta en este enlace via goear.

http://www.goear.com/listen.php?v=f56a4cc

Reparito 2.07

carme dijo...

ja,ja,ja
de nuevo discrepo con tus post musicales... vamos a ver, en mi opinión alejandro sanz empezó a mejorar cuando decidió hacer canciones en las que la letra pudiera dar un poco más de si, diera que pensar y fueran a veces interpretadas como a uno mejor le venian... a mi, personalmente me gusta ahora, no me gustaba nada antes...
sin embargo tengo que decir que Manu chao, mi vida, y muchas otras, superan mi buena opinión de alejandro con creces...

bienvenida a la rutian, yo hace tres días que la empecé, también con ganas, pero ahora ya me he cansado de ella...

un beso enorme!

carme.

Doctor dijo...

Curiosa entrada... :)

Un saludo

Doctor,
Crítico de Blogs

Tony dijo...

Holasss¡¡¡

A mí Alejandro Sanz no me gusta como cantante pero creo que es un buen compositor... No me había dado cuenta de la duración de sus canciones pero estaré más atento a partir de ahora... Estoy de acuerdo contigo en que es mucho más difícil contar algo en 2 minutos que no en 4...

Besos