domingo, julio 01, 2007

El cuarto de siglo

Hoy cumplo un cuarto de siglo con la sensación de no haberlos vivido como realmente debería. En realidad, tengo queja de la persona que estos 25 años han ido modelando. No soy perfecta, tengo muchísimos fallos, algunos me acompañaran, incluso, de por vida. Sin embargo, me satisface conocer mis debilidades y haber aprendido a sumirlas y a valorarlas.

Quizás, de lo que más me alegro es de haber descubierto, poco a poco, aquellas cosas buenas que residen en mí y que me hacen especial. He aprendido que ser diferente no sólo no tiene que ser negativo, sino que puede ser todo lo contrario. Que lo que parece un complejo, puede ser, para otra persona, un grandísimo don y que pensar diferente, puede ser la clave del cambio de tu mundo.


Pienso todo ello cuando me encuentro delante de la enorme tarta de siempre. La clásica San Marcos de Hipercor que, año tras año, encarga mi madre y que contiene, en cada ocasión, un mensaje distinto. Este año, no está muy concurrida la mesa, pero otros sí que acudieron a la cita miles de rostros que hoy se despliegan fácilmente ante mis ojos. Decenas de personas que, a lo largo de este cuarto de siglo, estuvieron en esta mesa, compartiendo comigo mi felicidad por ser un poquito más mayor, y que hoy han desaparecido de mi vida.

Aquellos días de cumpleaños siempre estaban enmarcados en una vida extremadamente feliz o extremadamente triste. Yo soy así. Como buena cáncer los cambios de humor constituyen una constante en mi vida y en aquellos unos-de-julios pasados nunca existía el término medio. Si un año pasé mi cumpleaños llorando sin consuelo porque me dolía horrores un ansiado piercing que me había hecho en el labio, otro de ellos lo pasé feliz por haber recuperado el amor de uno de mis novios.

Sin embargo, entre todos los cumpleaños de mi vida, siempre me viene a la memoria el día en que cumplí 13 años. Aunque no ocurriera nada especial, lo recuerdo con claridad meriadiana por el simple hecho de que tuvo lugar en una de las épocas de mi vida en la que más feliz he sido. El primer amor no se olvida y yo, con 13 años, tuve la oportunidad, el privilegio, el honor, de recibir el enorme premio, regalo divino, de ver consumadas mis esperanzas y poder salir con el chico de mis sueños. Tras tres penosos años sufriendo porque me quisiera, tras conseguir estar con él, tuvieron que pasar otros tres años para poder olvidarlo. En ese increible 1 de julio del año 1995, me sentía la persona más feliz del universo y aún me emociona pensar en lo que supuso para mí y para el mundo de mis sueños aquel gran logro.

Recuerdo que, para ese cumpleaños, me compré un vestido increible (para aquella época, claro está) con unas mangas sin hombros blancas que me daban un aspecto muy chic, aún estando en esa edad tan mala en cuanto a pavo y acné se refiere. En el antiguo tocadiscos de mi casa, sonaba "Trece velas" de la Onda Vaselina y mi corazón latía exultante de aquella felicidad acumulada. Sin pensarlo, volvería a aquellos días, aún sabiendo lo que tendría que volver a revivir, lo que tendría que volver a llorar y el tiempo que pasaría hasta que volviera a brillar de nuevo. Es posible que, en este 25 cumpleaños, el recuerdo de aquella felicidad infinita, de aquella fe ciega en la esperanza, venga a mí con mayor fuerza. Y es que no pasamos por el mejor momento. Quizás, sea porque, este año, en mi cumpleaños, tocaba estar triste. Quizás. Es cuestión de guión, poco se puede hacer al respecto.

Hasta a aquel primer noviete, que me dio mi primer beso de verdad, debo agradecerle los estragos que, su paso por mi vida, causó en mi carácter. Gracias a él, me convertí en una persona humilde, delicada, empática. Sin embargo, también me volví insegura, acomplejada y triste. Gracias a los dos novios que les siguieron, me convertí en una mejor persona: uno me hizo brillar de nuevo; otro me hizo saber que, pase lo que pase, nunca debo apagarme. A mis padres, por supuesto, por aguantarme. A mi abuela, por criarme. Y a mi hermano, por ser mi más fiel compañero, por alegrarme la vida, por hacerme sentir mucho más joven de lo que soy y por quererme.

(Gracias a vosotros, también, por leerme)



Intentaré, a partir de ahora, pensar así

10 comentarios:

Ray dijo...

Feliz cuarto de siglo, ¡quien lo pillara!.
Saludos

Tony dijo...

¡¡Muuuchas Felicidades en este nuevo año que acabas de empezar!!... Creo que no merece la pena dar la vuelta atrás, piensa en eso que dices que has aprendido y que te ha servido para "pulirte"... Aún tienes tooodaaa una larga vida por delante para pulirte aún más y cosechar más felicidades...

Besos.

joerace dijo...

En primer lugar, y ante todo, muchísimas felicidades!!!
En segundo lugar, una frase que, por supuesto, no es mía. "Antes le temía al tiempo, me robaba a mis seres queridos, se llevaba mi vida, alejaba de mi todo lo bueno que podía recordar. Ahora, he aprendido que el tiempo es mi aliado. Está ahí para recordarme que este instante no volverá nunca más, que es único, y que debo hacer con él todo lo mejor que pueda".
Y, en tercero, darte las gracias por el inmenso regalo que supone el video que has puesto en esta anotación, una maravilla donde las haya.
Lo dicho, felicidades :)

La Escapista dijo...

Muchísimas gracias a los 3! y gracias por los consejos! intentaré ser más positiva de ahora en adelante, es uno de los grandes retos que me he propuesto a mí misma.

Joerace, sabía que te iba a gustar este vídeo :) Parece que es de Baz Luhrmann, el director de Moulin Rouge ;)

Besitos a todos!

Reparito 2.07 dijo...

Aupa! llegando tarde como siempre pero llegando... Zorionak!!!! osea felicidades....

un regalo, una frase...

la suerte es el resultado de muchas cosas pequeñas bien hechas.

y que la fuerza te acompañe!!!

Reparito 2.07

jennydemalaga dijo...

Te deseo Felicidades para toda tu vida.
Gracias a tí por compartir tanto.

Dónde estará tu primcipe azul??
Me encantará que te encuentre pronto.

Un abrazo.

Magú dijo...

Muchas felicidades, Escapista!! Siento llegar con un día de retraso, pero el finde ha sido muy duro xDD
Espero que a partir de ahora las cosas te vayan muy bien y mucho ánimo, que 25 años no se cumplen todos los días... ahora a celebrarlo!!

Besos

j4m3s dijo...

Felicidades, escapista!!! yo tb siento llegar con un día de retraso. Creo que ese sentimiento de "no he aprovechado estos años como debiera" es un sentimiento bastante generalizado entre los que cumplen 25 (yo los cumplí hace 8 meses y me sentía así). Pero por lo que escribes, se ve que lo has dedicado a sacar lo mejor que llevas dentro!
Bonito regalo el que nos ofreces con este vídeo.

un abrazo!

carme dijo...

MOLTES FELICITATS!
compartimos también signo.... así me siento reflejada a veces cuando te leo...
en este caso... la sensación de no haberlos vivido... sólo cuenta lo que hiciste un mes atrás... sólo relee todo lo que has escrito en este tiempo, sólo mirate al espejo y sonriete...
crees realmente que no lo has vivido? Probablemente más intensamente de lo que nunca te darás cuenta....
este vídeo me pone los pelos de punta, y si, una lo ve con ganas de dejarse aconsejar... deberíamos verlo cada mañana antes de salir de casa.....
de nuevo, MUCHAS FELICIDADES BONICA! espero que fuera un día precioso para ti.
muaaaaaaaaaaaa

La Escapista dijo...

Muchisimas gracias a todos! Lo dicho, intentaré ser un poco más positiva y ver el dichoso vaso medio lleno!! jeje.

Por cierto, la primera vez que me felicitan en Euskera y Catalán, jeje. Muchas gracias...

Un inmeso beso a todos!