miércoles, enero 31, 2007

Bienvenidos a Dubai (Primera Parte)

Parece que Dubai -en los Emiratos Árabes- se está convirtiendo en uno de los lugares del mundo donde más obras de índole faraónica se acometen. No obstante, considero que posiblemente sea, también, el lugar donde más horteradas por metro cuadrado existen. En Dubai, parece que ha quedado obsoleto eso de "cuanto más grande y fastuoso, más bueno es". Da la impresión de que allí pasaron hace tiempo a un estamento superior en la capacidad de sorprender al, ya de por sí incrédulo, ojo humano. Este nuevo nivel es, sin duda, llegar a dominar las leyes de la gravedad y de la naturaleza. Contemplar las perspectivas de los proyectos que actualmente se desarrollan en Dubai, no puede traducirse en una mera mueca de sorpresa. Todo lo que allí se está urdiendo es para gritar de espanto y salir corriendo.

Lo primero que te preguntas es, quizás, cómo coño harán tales cosas
. Lo segundo -que es lo más difícil de conocer- es qué mente de inteligencia privilegiada ha podido idear semejantes proyectos. Te das cuenta de que las cosas más absurdas pueden surgir de una más que probable ociosidad y de ingentes cantidades de dinero. Las mayores locuras se han hecho en semejantes circunstancias; ahí tenéis las pirámides. Sin embargo, lo que parece bastante cierto, es que los árabes son, quizás, lo que sepan más de estas cosas. Hace algún tiempo, viendo un documental de Lonely Planet de la zona del Golfo Pérsico, tuve la oportunidad de ver la mezquita de Abu Dhabi (también en Emiratos Árabes). Fastuosa y enorme, tiene la alfombra más grande del mundo. Mide 5.700 metros cuadrados y pesa unas 45 toneladas. ¡Impresionante,no?! No hay nada imposible cuando se dispone de dinero ¿Y dónde hay más que en Dubai?

La primera parte de "Bienvenidos a Dubai" tiene como protagonista a Las Islas Palmeras (o The Palm Island). En la foto podéis comprobar la envergadura del proyecto. Impresionante. Como veis, se trata de un gran archipiélago artificial, en forma de palmera. Se compone de un tronco, donde se encuentran las principales vías de comunicación y un silencioso monorail que recorre todo el complejo. También, en esta zona, se encuentran residenciales, hoteles y decenas de servicios de gran lujo. En un extremo del tronco se encuentran las 17 hojas de palmeras que contendrán exclusivas villas que llegarán a albergar a 8.000 personas. En el arco que circunda a todo el complejo, se situarán un gran número de hoteles de lujo. Todo ello bañado por las cristalinas aguas del Golfo Pérsico, del que yo pensaba que, después de la famosa guerra, había quedado contaminado.



A mi me parece un ho
rror. ¿Dónde está la gracia de vivir en un archipiélago con esta perfecta forma de palmera? ¿Es una palmera? Porque a mi me parece un logotipo acuático. Parece mentira que ahora que nos gastamos el escaso sueldo en viajar a playas vírgenes y recónditas, para huir de las macro-playas-familiares infestadas de hormigo-residenciales, haya personas que le vean alguna simpatía a este pseudo-kibutz-capitalista. Del mismo modo, no quiero ni pensar en el efecto medioambiental que puede tener este tipo de construcciones. Si entráis en la web del proyectos, veréis la impactante fotografía -para mí una brutalidad- que muestra a barcos tirando hormigón armado hacia el mar.

Sin embargo, no penséis que esto es lo único que puede ofrecer Dubai. No obstante, esa es otra historia que contaremos en otra ocasión... (si hay curiosidad, claro)

3 comentarios:

Alain dijo...

"Sin embargo, no penséis que esto es lo único que puede ofrecer Dubai. No obstante, esa es otra historia que contaremos en otra ocasión... (si hay curiosidad, claro)"

Hey!!Cuenta cuenta!! :)

Lo de Dubai lo veo como algo normal. Los jeques tienen que malgastar sus fortunas de alguna forma. Nosotros los humildes lo malgastamos en DVDs, alcohol y tabaco, ellos tienen tanto que juegan a ser Dios...

La Escapista dijo...

No te preocupes... Habrá una segunda parte. Lo que ocurre es que todo es tan alucinante que necesito tiempo para procesar toda esa información!! jeje

Jimmie Jazz dijo...

La cosa es que despues la gente que irá allí no solo serán jeques, sino sobre todo ricachos occidentales. El 3º mundo es el barrio marginal donde los poderosos hacen las cosas que no se pueden hacer aquí.