viernes, junio 22, 2007

Don Simon Vs Zumosol

¿Alguien ha tenido la oportunidad de ver el nuevo anuncio de Don Simón? Aunque se está repitiendo hasta la saciedad, si no lo habéis visto, no os perdéis nada nuevo. Se trata de otra muestra de publicidad comparativa dentro del extenso mundo de las bebidas frutales. Extrañamente, en un mismo anuncio, aparecen dos marcas diferentes, en una situación de competencia directa; dos productos, uno al lado del otro, en igualdad de condiciones, son objeto de una comparación que dará por vencedor a uno de ellos. En el caso de los zumos, siempre es Don Simón la marca que destaca sobre la oferta de la competencia y, también es cierto, la única que tiene la perenne ocurrencia de recurrir siempre a este tipo de publicidad que tanto desconcierto causa en el consumidor. Sin lugar a dudas, parece ser que la misión de la beligerante marca no es otra que la de la actuar como el buen samaritano y ayudar al indefenso comprador de zumos en la ardua tarea de discernir entre la verdad y la mentira que se esconde detrás del truculento mundo de los concentrados de fruta.

Analicemos el asunto.

Por un lado, no es necesario ser un experto para saber que, en publicidad, lo único que cuenta es vender y que, para alcanzar este glorioso objetivo, se pueden llevar a cabo todo tipo de estratagemas para captar al indefenso consumidor. Los publicistas no sólo se las ingenian para lograr que no huyamos del constante bombardeo comercial al que nos someten con sus anuncios, sino que, además, hacen todo lo posible para que nos creamos lo que en ellos se dice. Aunque, a efectos legales, sabemos que la publicidad no puede mentir, somos conscientes de que, en ella, se suelen utilizar algunos tropos que se mueven dentro de un ámbito difuso. La publicidad omite, hiperboliza, estereotipa... ¿O es que alguien en su sano juicio se cree que la chica de Herbal Essences tiene un orgasmo cada vez que se lava el cabello? En definitiva, la publicidad utiliza artimañas, para muchos, políticamente correctas, que se pasean por el filo de la navaja de la legalidad.

Esa zona indeterminada entre lo lícito y lo que no lo es, se la conoce al dedillo el departamento de marketing de Don Simón que, aunque ha igualado a cero todo lo relativo a la creatividad y calidad de su publicidad, está especializado en derecho publicitario y en sacarle punta a todo lo que cae entre sus manos. Y es que la conocida marca de zumos no ha dejado títere con cabeza en lo que a su competencia se refiere; si un día es Minute Maid el centro de sus iras, al día siguiente, puede ser Zumosol, PMI o Sunny Delight sus cabezas de turco. Don Simón hace un escaner completo a los medios de producción de la competencia, así como a su comunicación comercial. Cualquier punto conflictivo se traducirá en un arduo litigio que se solucionará en el tribunal de la
Asociación para la Autoregulación de la Publicidad.

El anuncio de Don Simón que actualmente se emite, es el resultado de una de esas eternas confrontaciones legales, que dio como resultado la retirada del anuncio de un producto de la marca Zumosol. Parece ser que en dicho comercial no sólo se anunciaba que dicho producto era el que prefería la mayoría de la gente, sino que se decía que su sabor era el más parecido al zumo natural, siendo un producto refrigerado. Don Simón llevó a la marca de Pascual al estrado publicitario alegando la falta de veracidad en estas afirmaciones. Finalmente, se retiró el anuncio y, como muestra de ello, Don Simón creó el comercial que actualmente se emite evidenciando la superioridad de su marca con respecto a Zumosol.

Ahora, la pregunta del millón: ¿Beneficia este berenjenal a Don Simón? Aunque la mayor parte de estos litigios son ganados por Don Simón, también es cierto que la marca se equivoca al adoptar esta postura guerrillera ya que, la actitud que los consumidores -los verdaderos protagonistas- tienen sobre sus productos puede llegar a ser bastante negativa. Por ejemplo:
  • El consumidor puede atribuir esa belicosidad a que la marca tenga una posición en el mercado baja . FALSO. La cuota de mercado de Don Simón es superior al 50%, es decir, domina totalmente el mercado.

  • El consumidor puede llegar a tener la impresión de que la publicidad que lleva a cabo la citada marca es ilegal ya que, para el ciudadano medio, comparar abiertamente dos productos es algo que, a priori, no se puede hacer. FALSO. La publicidad comparativa es totalmente legal, siempre que no se mienta o se menosprecie abiertamente a una de las marcas.

  • El consumidor puede pensar que tanto afán comparativo puede ser el resultado de que su producto no tenga demasiadas virtudes para valerse por sí mismo. Algo totalmente FALSO. Ya que, particularmente, el zumo de piña de Don Simón es el mejor del mercado. De hecho es el que yo compro. De hecho es el único que tomo.

15 comentarios:

joerace dijo...

A mi me caen bien principalmente por dos razones. Una, que se atreven a hacer algo que es legal (publicidad comparativa) pero que a los demás les da miedo. Pepsi y Coca llevan décadas haciéndolo en estados unidos y no ha supuesto publicidad negativa para ninguno de los dos (que yo sepa). Mientras no mientan sobre lo que dicen, el cómo lo dicen forma parte de la estratagema publicitaria y ya de por si obliga a ser "creativo" a la hora de buscar las palabras y la expresión adecuada.
Por otro lado, Zumosol siempre me han caído mal. Creo que comenzó con lo del primo aquel y ha seguido en aumento. Ellos sí que son realmente cutres en sus anuncios. Como imagen de marca, para mí siempre han sido cero patatero. No es que Don Simón sean la caña, pues más bien no lo son, pero a su lado por lo menos se han atrevido a tomar una línea, la de la publicidad comparativa, y les ha ido medianamente bien. Son "los que se comparan, pero tú eliges". Básicamente, estoy seguro de que se basaron en su momento en aquel mítico "busque, compare y si encuentra algo mejor cómprelo" de los ochenta, con la diferencia de que ellos están seguros de ser los mejores en ese campo, o al menos esa es la idea que desprenden.
En cualquier caso, no nos engañemos...zumo recién exprimido y frutas en trocitos sobre la mesa. Como eso, nada de nada :)
saludillos.

Ascaso dijo...

Yo desde que vi el anuncio de "zumo don simón, hecho con las naranjas de ESPANÑA" que parecía un nodo de tiempos pretéritos le he cogido bastante asco a la marquita.

Angus dijo...

A mí también me gusta la publicidad comparativa (que según tengo entendido, en España sólo está permitida en elementos objetivamente medibles, como puede ser es el porcentaje de fruta contenido en un zumo).
Lo que no sabía era la 'belicosidad judicial' de la marca. Dejando aparte los intereses que lo mueven, que son lógicos en una Empresa, me parece bien que se luche contra la publicidad engañosa, que está tan a la orden del día que ya casi ni nos extrañamos.

La Escapista dijo...

Por lo que yo sé, la publicidad corporativa es lícita siempre y cuando los datos que se expongan sean objetivos y veraces, y que ninguna de las marcas sea agredida.Lo de los porcentajes no me consta ya que, por ejemplo, el actual anuncio de Don Simón habla sobre el proceso de refrigeración. Datos que, según parece, están justificados ante la entidad reguladora.

A mí, particularmente, la publicidad comparativa no me gusta ya que, como creativa, creo que los anunciantes se deberían basar en otro tipo de historias que le diferenciasen del resto de la competencia y no tener que caer en este subgénero de riñas tipo "patio de vecinos", "reunión de comunidad". Moralmente, es tan malo decir que un zumo sabe realmente a naranja (cuando no sabe) que ir de buen samaritano para vender más y tener a tu competencia con el pie en el cuello.

Por eso, me parece fatal la estrategia de acoso y derribo que lleva a cabo Don Simón. A todos los niveles de publicidad se hiperboliza, se omite... y no por ello se arman estos revuelos. En el mundo de los zumos hay un ente regulador propio, que es Don Simón, que, a la mínima. salta y fastidia a los demás. Eso estaría más cercano a la competencia desleal que lo que hacen la mayoría de sus competidores.

En fin, y con respecto a las naranjas españolas, partiendo de que las banderas de España cuanto más lejos mejor, no veo nada malo en que se defienda el producto nacional y que se le de de comer a la gente de tu propio país, antes de ir a otro a explotar y a crear más miseria.

Un saludo!

j4m3s dijo...

me ha encantado tu análisis, aunque se nota que eres partidaria de Don simón (aunque detestes la publicidad comparativa).

Tony dijo...

Pues hasta que no he leido tu artículo desconocía lo de la publicidad comparativa y la guerra judicial que se realiza...

Para mí es un tremendo error hacerte valer sacando los colores al "enemigo"... Es como cuando los políticos hacen sus campañas publicitarias a base de decir lo que "no ha hecho" el otro... Pero si les es efectiva pues mejor para ellos... ¡¡a mí me repatea!!...

Besos.

reparito 2.07 dijo...

bueno...son tecnicas de marketing de las que no entiendo ni jota... pero desde luego... como cocinero que soy... no conozco muchos zmos que valgan en realidad lo que nos cobran por ello.

Y estoy totalmente de acuerdo con joerace... donde este un zumo recien hecho que se quite lo demas... por cierto l de manzana con zanahoria esta muy rico!!!!

eso si! limpiar la licuadora es un coñazo!!! jejejeje....

reparito 2.07

que placer leer este blog!!!

zanks!!!

Anónimo dijo...

Yo estoy a favor de las comparaciones cuando sean veraces. Lo de Don Simon no es verdad. No tiene naranjos.

Anónimo dijo...

A mi la publi de Don Simón tb me sigue pareciendo super cutre. Les sale mejor meterse con los demás que hablan bien de sus zumos!

Anónimo dijo...

En la guerra Don Simon y el resto el que pierde es el que quiere engañar a los consumidores, Don Simon

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con la publicidad comparativa mientras se diga la verdad, pero en el caso de que se mienta o manipule la información dejo de comprar el producto que sea: Don Simon para mi es un claro ejemplo de publicidad engañosa.

Merce dijo...

Tienes razón las comparaciones parecen más una rabieta de niños pequeños que justificaciones reales. Por eso está bien que Autocontrol le llame la atención a Don Simon.

Jose Manuel dijo...

Me puede decir alguien además de obligar a la empresa condenada a retirar el anuncio que ha sido declarado engañoso, ¿que le pasa a la empresa que nos ha mentido? ¿solo eso? y todos lo que hemos comprado sus productos engañados, ¿no nos indemnizan?, Don Simón lo sabe y por ello le da igual que le condenen a retirar el anuncio, ya le han sacado el partido que querian, la condena tiene que ser economica e importante.

Pilar dijo...

Manifiesto mi acuerdo total con el comentario que dice que: Por eso, me parece fatal la estrategia de acoso y derribo que lleva a cabo Don Simón. A todos los niveles de publicidad se hiperboliza, se omite... y no por ello se arman estos revuelos. En el mundo de los zumos hay un ente regulador propio, que es Don Simón, que, a la mínima. salta y fastidia a los demás. Eso estaría más cercano a la competencia desleal que lo que hacen la mayoría de sus competidores.

Jose Manuel dijo...

Hablando de zumos y aparte de la publicidad engañosa de algunos, quiero compartir con vosotros lo siguiente: en los últimos tiempos nos están publicitando y poniendo en el mercado zumos con la etiqueta de: procedente de "exprimido", "natural", etc., pues esto no son más que trampas para vendernos el zumo más caro, el zumo procedente de concentrado es igual de bueno que los nuevos que nos quieren vender , pero a la mitad de precio.