jueves, mayo 10, 2007

Publicidad Subliminal

Si estudias publicidad, no hay nada más socorrido que hacer un trabajo sobre lo subliminal. Aunque, desde luego, es un tema harto interesante y, en algunos aspectos, asombroso, llega un momento en que tanto órgano sexual oculto por aquí y tanta alusión a la muerte por allá, comienzan a producirte un poco de inquina.

Muchos habréis oído hablar de la Publicidad Subliminal. ¿Existe? Dicen que, durante la proyección de cierta película, en una sala de cine norteamericana, se insertaron algunos fotogramas que contenían las palabras Drink Coke. Parece ser que, tras terminar el filme, las ventas de dicho refresco se multiplicaron. Todo el mundo quería beber Coca Cola.

Os preguntaréis... ¿qué hay de verdad en ello? ¡La gente tuvo que ver algo! ¡Pues no! Lo que diferencia a la publicida
d subliminal de la práctica habitual es que no actúa a niveles de conciencia. Para conseguir la sensación de movimiento, el cine intercala 18 fotogramas por segundo. Si uno de esos fotogramas es sustituído por otro diferente, el ojo humano no es capaz de captar el cambio. Es en el subconsciente donde se recopila esta información; es, en esta parte del cerebro, donde reside el éxito (y el desprecio) de la publicidad subliminal. El individuo no sólo no es consciente de que está recibiendo mensajes, sino que, del mismo modo, desconoce que esos estímulos tácitos puedan suponer un cambio de actitud o provocar una acción determinada en él. Es por esto por lo que la publicidad subliminal está totalmente prohibida aunque, también hay que decir, que es bastante dificil probar la existencia de dichas técnicas en comunicaciones comerciales.

Hubo una época, no obstante, en que lo subliminal se pudo de moda. Parecía que cualquier anuncio contenía alusiones de tipo sexual. El contenido de cada uno de ellos era analizado como se analiza el fondo de una bola de cristal. Cualquier curva más o menos sugerente en cualquier tipo de objeto, demostraba que en aquella creatividad se usaban técnicas subliminales. Aún, hoy en día, adivinar si en algún anuncio, película o canción se utilizan este tipo de técnicas, se h
a convertido en un reto y en una obsesión. Los mensajes subliminales suelen ser muy simples y específicos; como normal general, los reclamos más utilizados se enlazan, directamente, con el sexo y la muerte. Parece ser que el Eros y el Thanatos siguen siendo los temas que más perturban a la mente humana.

Sin embargo, no olvidemos que, aunque algunas veces es divertido -a modo de curiosidad- descubrir un fotograma oculto en una película, hay que pensar que la publicidad subliminal siempre se basa en un motivo racional y definido: vender. Por ello, no deb
emos confundirla con curiosidades que, la mayoría de las veces, obedecen a estrategias de marketing para llamar la atención o beben de la mente calenturienta de algunos. Veamos unos ejemplos:
  • Penes en "La Sirenita"

    Muchas mentes consideran que la carátula de "La Sirenita" puede ser considerada pornográfica ya que, en la ilustración del palacio acuático donde vivía la princesita Ariel, aparecen ciertas estructuras con forma fálica. En efecto, si te fijas, es verdaderamente inquietante la manera en que algunas de sus cúpulas se parecen a rechonchos y sonrosados glandes. Ahora bien, ¿qué tiene de racional poner estructuras fálicas en la carátula de una película infantil? Exceptuando el humor del dibujante, pocas razones más se me ocurren.

  • El dromedario de Camel

    ¿Quién no ha jugado con un paquete de tabaco en su vida? Seas o no fumador, no es nada raro ver a alguien juguetear con un cajetilla, aunque, después, le apesten horrores las manos. Supongo que la aparente familiaridad de muchos con estos "inocentes envases", propicia la cantidad de leyendas urbanas que se basan en ellos . Posiblemente, el paquete de Malboro se lleve la palma, debido a las múltiples referencias al KKK que recoge su diseño. Sin embargo, si nos paramos a pensar en que el padre de Phillips Morris era un alto cargo de la organización, en cierto modo, no tiene nada de excéntrica esta proliferación de apología barata.

    No obstante, lo del paquete de Camel es sorprendente. La gente ha visto más en ese dromedario que lo que se podría ver en un programa de zapping de 24 horas. Posiblemente, haya sido más inspirador que La Biblia. Panteras, fetos, un hombre orinando... ¿No se deberá, tanto bicho entre las patas del animal, a la mirada aburrida de cualquier persona con imaginación? ¿Es que Camel se vende más porque un meón se esconda entre las andas pixeladas de un dromedario?
En fin... Muchas veces me gusta mirar a las nubes y jugar a buscar infinitas figuras entre sus esponjosas formas. Es fácil encontrarles parecidos con objetos de la vida cotidiana o con animales en múltiples posturas. Sin embargo, no por ello creo que el cielo, con sus nubes, me quiera transmitir algo, subliminal y de forma inconsciente. Esas figuras nacen de la efervescencia de mi mente... ¿o quizás no? ¿Quizás alguien nos mande mensajes, allende las nubes? Mayoritariamente, siempre veo conejos, ¿significa eso algo?
  • (Un pequeño juego, alguien aprecia el efecto de lo subliminal en las imágenes de la cabecera de este artículo?)

7 comentarios:

Tony dijo...

El tema de la publicidad subliminal siempre me ha parecido muy interesante... Claro está, siempre y cuando se haya hecho adrede... Me parece que son auténticos artistas lo que consiguen ese efecto...

Con respecto al juego del artículo, para juego-juego el que está realizando la señorita en su entrepierna ;) (si no me equivoco)...

Besos...

Tony dijo...

Por cierto, escapista tiene muy buena pinta el contador de visitas que has puesto, ¿podrías enviarme un correo contandome un poco qué tal está?...

Gracias.

Magú dijo...

Jejeje, qué miticos! La verdad es que yo he buscado muchas veces al meón ese, y lo del KKK también lo sabía... que cosas... lo que hace el boca a boca!!
jejeje, y lo de la señorita sensual, ese tb lo conocía... la verdad es que sí que es interesante el tema de la publicidad subliminal...

joerace dijo...

Como otra vuelta de tuerca al tema, os recomiendo que le echéis un vistazo atentamente a la película El Club de la Lucha (y, de paso, si no la habéis visto, disfrutaréis con una gran película, que nunca está de mas). Hay varias imágenes insertadas, casi imperceptibles, y no voy a decir de qué, por si hay juguetes preescolares delante.
En el paquete de Camel se ha visto de todo. Incluso un camello.
un saludito.

Lfc dijo...

El otro dia hice un comentario y no me salio publicado ahora veo porque... has puesto contraseñas!!!

En fin.. enhorabuena por el articulo, yo hare mi pequeña aportación, nadie se ha fijado en las voces de los anuncios?

Especialmente en cuatro si os dais cuenta en los anuncios de medicamentos sale la voz del mismo actor que dobla maravilosamente a nuestro querido Gergory House....

"Coincidencia? Yo no creo en las coincidencias" dijo Ana Botella cuando vio que su marido daba positivo en un control despues de haberse pimplado unas cuantas botellas de vino peleón!!!!

Reparito 2.07

La Escapista dijo...

Ummm!

Me preocupa lo de los "comentarios fantasmas". Desde hace algunos días he implementado la opción de blogger para controlar el spam. Es decir, cada vez que quieres introducir un comentario, debes insertar el código que se te muestra.

No obstante, si encontráis algún tipo de problema o no aparece vuestro comentario reflejado os ruego que me lo comenteis (por mail) para darle solución. Al fin y al cabo, no suelo tener grandes problemas con el spam... lo del código es una chorradilla que queda guay ;)

Por cierto, Tony! Te escribí un mail con la información del contador. Espero que te haya llegado y que lo implementes en tu blog pronto!

Reparito!! Se te echaba de menos por aqui!! Respecto a lo de House... No creo que sea coincidencia!

Besosss!!

Tony dijo...

Escapista, sí que me llegó y yo también tuve el otro día un problema con un comentario que puse y de repente desapareció, y eso que puse la contraseña...

Saludos...