sábado, marzo 17, 2007

Viviendo en una novela

La fase de la vida en la que actualmente me encuentro, no hace otra cosa que incitarme a pensar demasiado. Eso no es bueno. Por lo menos, es lo que dice la gente cuando les confieso que últimamente no salgo mucho de casa. Según ellos, en mi situación, no hay que reflexionar ¡Como si no me conocieran! Supongo que no tienen más remedio que interpretar ese papel. En definitiva, no les queda otra que dar las estúpidas soluciones que muchas veces he transmitido yo a la persona que entonces se encontraba en mi actual situación. Recuerdo que siempre que me tocaba decir las famosas frases, me sentía bastante estúpida. Supongo que todos somos conscientes de lo que tenemos que hacer para salir de nuestro "obligado pozo" y, si no podemos salir al exterior de él, no es por desconocimiento, sino por incapacidad. Sólo se necesita tiempo. Siempre he sido muy excéntrica y bastante melodramática. Si a esto le sumamos que me suelo ahogar en un vaso de agua y que, casi siempre, mis pensamientos son del color que predomina en este blog, os podréis imaginar como me siento. De todas formas, no quiero alarmar a nadie: que no avisen al pentágono, sólo es que hace mucho tiempo que no estaba sola. Nada más. Ya me voy acostumbrando.

Últimamente, sólo leo y escribo. Mi blog me da muy buenas satisfacciones. Cada vez, parece que más gente lee mis cosas y, por mi parte, estoy haciendo algo que me encanta y que tenía demasiado olvidado: escribir. Como dije, también leo mucho. Sin ir más lejos, y aprovechándome de la paga extraordinaria de marzo (!!!), he hecho un pedido de 119 euros a la web de "La Casa del Libro". Un pedido extenso donde hay de todo:
  • El pedestal de las estatuas (A. Gala). Es el libro comodín. Si lo compras, te regalan los gastos de envío del pedido. 6 euros de nada pero, que si te los ahorras, pueden contribuir a la adquisición de un nuevo libro. Por otro lado, siempre he querido leer algo de Gala pero, por una u otra causa, nunca lo he hecho. Por lo tanto, ya veremos como resuelto este nuevo libro, que, por otro lado, ayer utilizaban en la casa de Omaita para hacer de tope a una puerta.
  • Corazón helado (A. Grandes). Hagámosle caso a Jorge Javier Vázquez. Lo recomienda tanto en su programa, que he osado a comprarlo.
  • La sonrisa etrusca (J.L. Sampedro). Recomendación de mi jefa... a ver que tal.
  • La suite francesa (I. Nemirovsky). Me lo ha recomendado mucha gente.
  • La pasión india (J. Moro). Recomendación de Rebeca.
(Y ahora, la sección temática. Literatura contemporánea estadounidense)
  • El palacio de la luna (P. Auster). Empecé a leermelo en pdf y me gustó bastante.
  • Trópico de cáncer (H. Miller). El autor de la mejor "blog-novela" que he tenido la oportunidad de leer, idolatra a Henry Miller y a sus dos "trópicos" por lo que le daremos una oportunidad. (no voy a hacer propaganda del blog, si alguien quiere saber quién es, que me mande un mail!)
En fin, ¿no dicen que no hay mejor compañía que un buen libro?

2 comentarios:

Lfc dijo...

bueno, que se puede decir? todos creo que he mos pasado por lo mismo, una etapa en la que uno cae en una especie de pozo en el que todo se vuelve negro y desesperanzador.

Asi que animo qu esaldras de esa seguro... en mi caso llego un momento en que me harte de sentirme asi y fue como salir del cascaron.

Tendra algo qe ver la llegada de la primavera?

Respecto al ejercito de letras y paginas qu et ehas cogido por banda (muy bien hecho!!!) me lei la sonrisa etrusca y me gusto mucho...

Pero si me dejas hacert euan recomendacion... te propongo uno:

Amin Maalouf - Leon el Africano.

Hale! Un beso dominguero...y que usted lo lea bien!!!

Tony dijo...

Pues espero, escapista, que se te haga muy cortito el regreso del "pozo"...

A mí también me encanta escribir... Sobre todo he escrito cuentos (¡¡tampoco muchos, ehhh!!)... Asi es si necesitas alguno de mis cuentos, pues no dudes en decírmelo...

Besos...